Noticias

Nuevo estudio: cómo los ácidos grasos omega-3 fortalecen nuestro sistema inmunológico


¿Qué vías metabólicas usan las bacterias para regular los procesos inflamatorios?

En varios exámenes, los médicos ya descubrieron que los ácidos grasos omega-3 demuestran ser beneficiosos para la salud del sistema cardiovascular. Además, estos ácidos grasos también juegan un papel importante en la defensa inmune humana. Los investigadores ahora están investigando las vías metabólicas a través de las cuales las bacterias patógenas influyen en los procesos inflamatorios.

En su estudio actual, los científicos de la Universidad Friedrich Schiller en Jena y la Escuela de Medicina de Harvard reconocida internacionalmente en Boston explicaron cómo los ácidos grasos omega-3 mantienen el sistema inmunológico en forma. Los expertos publicaron los resultados de su estudio en la revista en inglés "Nature".

¿Qué hacen los ácidos grasos omega-3 para el cuerpo?

Los ácidos grasos Omega-3 son una parte importante de una dieta saludable. Los ácidos grasos omega-3 se encuentran en el aceite vegetal y el pescado, por ejemplo, y se consideran componentes alimenticios esenciales. Los ácidos grasos promueven la salud del sistema cardiovascular. También juegan un papel importante en la defensa inmune y proporcionan los componentes básicos importantes para las llamadas sustancias que disuelven la inflamación, que también se llaman resolvinas. Estas resolvinas, por ejemplo, promueven la resolución de reacciones inflamatorias debido a una infección microbiana. El estudio actual explica los mecanismos celulares subyacentes de la fase de disolución de las reacciones inflamatorias.

Los macrófagos controlan el proceso inflamatorio.

La investigación mostró que ciertas bacterias que causan enfermedades tienen una influencia específica en la función de las células inmunes especiales. Estas células inmunes llamadas macrófagos controlan todo el proceso de inflamación utilizando diferentes ácidos grasos.

¿Qué es exactamente la inflamación?

"La inflamación es una reacción de defensa del cuerpo ante un estímulo dañino, como los agentes patógenos invasores o la lesión de los tejidos", explica el profesor Dr. Oliver Werz de la Universidad de Jena en un comunicado de prensa de la universidad. El objetivo de la inflamación es eliminar los estímulos nocivos. Además, el tejido destruido y dañado se regenerará. "Para hacer esto, sin embargo, es necesario que tanto el desencadenante del proceso inflamatorio como su descomposición estén regulados con precisión por el sistema inmunitario", agrega el experto.

¿Cómo se desarrollan las inflamaciones crónicas?

Si estos procesos no están en equilibrio, existe el riesgo de inflamación crónica. Los ejemplos incluyen arteriosclerosis o enfermedades autoinmunes. En el estudio, los médicos pudieron observar que los llamados patógenos patógenos como Staphylococcus aureus y Escherichia coli desencadenan efectos opuestos en diferentes poblaciones de macrófagos. Los macrófagos M1 son principalmente activos en la fase inflamatoria. Los macrófagos M1 estimulan la producción de sustancias de señalización inflamatorias (prostaglandinas y leucotrienos).

Los macrófagos M2 forman sustancias que disuelven la inflamación.

También hay macrófagos M2 que están en primer plano durante el proceso de descomposición de la inflamación, dicen los autores. La bacteria causa que estos macrófagos M2 formen cada vez más sustancias que disuelven la inflamación, como resolvinas, lipoxinas, maresinas y proteinas de los ácidos grasos omega-3. Los investigadores saben desde hace tiempo que los macrófagos M1 interactúan con gérmenes patógenos. Sin embargo, un hallazgo completamente nuevo es que las bacterias estimulan a los macrófagos M2 para liberar sustancias que resuelven la inflamación de los ácidos grasos omega-3. "La activación de ambas fases de la inflamación tiene mucho sentido, porque de esta manera el sistema inmunitario asegura que después de una infección resuelta con éxito, las bacterias inofensivas se eliminan del tejido y se detienen las reacciones inflamatorias", explica el profesor Oliver Werz.

Se necesita más investigación

La pregunta sigue siendo si los resultados del estudio pueden usarse en el futuro para el tratamiento de enfermedades inflamatorias. Por lo tanto, los nuevos hallazgos se utilizarán en estudios adicionales como parte de un programa de financiación de la Fundación Carl Zeiss. Además, los expertos del Centro de Investigación Colaborativa ChemBioSys también trabajaron con los datos del estudio actual para llevar a cabo un subproyecto sobre la modulación de macrófagos por productos naturales. (como)

Autor y fuente de información


Vídeo: Omega-3: Suplemento para tu mente. Semana del Cerebro. (Octubre 2020).